Iván Castelló: “El fútbol está por encima de sus protagonistas”

Iván Castelló nos recibe en la redacción de Eurosport, de la que es redactor jefe. Está atareado con el ajetreo cotidiano, pero saca un hueco para recibirnos. Es un hombre experimentado, que sabe mucho de periodismo y de periodistas, que ha pasado por mil y un sitios, y que cree en la remontada de esta profesión.

300B-ERE

Pregunta: ¿Cómo ha evolucionado el periodismo a lo largo de tu carrera?

Iván Castelló: El periodismo ha evolucionado sobre todo en función de la tecnología. La tecnología ha cambiado la manera de trabajar, la manera de entender la profesión. Porque, realmente, lo que yo he vivido no tiene nada que ver ahora mismo como trabajamos a como trabajábamos a finales de los 80, que es cuando yo empiezo mi carrera en la profesión.

O sea, antes no existían teléfonos móviles, no existían ordenadores portátiles para transmitir sin cables, el concepto wifi no existía… Y así cantidad de pequeños (o grandes)
problemas para la vida rutinaria del periodismo, que se solventaban con mucha imaginación, con los medios que había. Se buscaba un teléfono fijo, siempre se llevaban monedas en el bolsillo para las cabinas de teléfono… Contado así parece de la prehistoria, pero es que realmente fue así hasta bien entrados los 90, cuando aparecen los teléfonos móviles, que son los que más cambian. Luego está internet, que a partir del s. XXI lo revoluciona todo. La conectividad es muy sencilla, y antes eso no existía.

P: ¿Es lo digital el futuro del periodismo o es un soporte más?

Iván: Lo digital es un soporte más que democratiza el acceso a la información, Tanto de los consumidores de información como de los que la producen. A través de las redes sociales que todos conocemos uno puede sentirse que está informado al minuto. Yo creo que no es exactamente así, salvo que se elijan bien las fuentes en las que se emite esa información.

“A través de las redes sociales que todos conocemos uno puede sentirse que está informado al minuto”

P: ¿Se demanda ahora mismo un tipo de periodista todoterreno que domine todos los soportes y temas?

Iván: La desgracia que hay ahora mismo es que no se piden periodistas. Ni muy experimentados ni poco experimentados. Y dentro de que se pidan, yo me temo que ahora mismo las empresas periodísticas, salvo algunas excepciones como en la que me encuentro (Eurosport), no miran en absoluto la calidad del periodista que demandan o necesitan. En absoluto. Yo creo que les da exactamente igual. Yo creo que hay miedo a la experiencia, no solamente en la profesión, sino en este país. Y por eso hay 2 millones más de parado en muy poco tiempo. En lo que va de un Mundial a otro, en 4 años. Esto se ha venido abajo laboralmente. Y no, en absoluto. Yo creo que las grandes empresas periodísticas , al revés, yo creo que han demostrado que desprecian la experiencia.

“Yo creo que hay miedo a la experiencia. No solamente en esta profesión, sino en este país”

P: ¿Está mejor visto en España apoyar al Feyenord que al Barça o Madrid?

Iván: Sin duda. Ahora mismo quien se signifique a apoyar al Barça o Madrid sabe que se expone a la ira incontrolable del otro 50%, de la otra mitad. Esto es un hecho. Luego habrá más ganas, menos ganas, más tiempo, menos tiempo, y exponerse a la que fuese realmente una tortura por parte de mucha gente.

En Twitter hay muy malos modos, hay bastante impunidad. Los periodistas nos beneficiamos, supuestamente, porque tenemos muchos seguidores, y eso nos puede venir bien para nuestras carreras. Pero también sufrimos un cierto acoso por parte de muchísima gente en Twitter. Y realmente, ahora mismo, a mí no me apetece twittear sobre Mourinho. Pongo una balanza y digo: como twittero digo lo que realmente pienso y como periodista lo puedo fundamentar y no tendría por qué esconderlo, ni callármelo; por otro lado, voy a tener que soportar una serie de acosos que me van a suponer un tiempo dedicado a intentar salir de ese acoso, y defenderme, y denunciar a su vez a quien lo hace. Me da rabia, pero en realidad han podido, han ganado. Con su poder intimidatorio y masivo, han ganado los cafres. Una vez más en este país ganan los cafres.

P: ¿Entonces Twitter como lo ves? ¿Como una herramienta que facilita el trabajo al periodista?

Iván: Yo creo que Twitter ya no está de moda, ya ha sido superada. No sé muy bien por qué, pero creo que Twitter hace un año y pico que realmente no está a la última.

P: ¿Y Facebook?

Iván: Facebook murió incluso antes, igual que Twitter. Ahora tenemos que reinventarnos los periodistas dentro de nuestros propios medios. Tenemos que volver a recuperar la audiencia que se está perdiendo en los medios tradicionales, como los periódicos; en las televisiones, por la diversficación de canales; en las radios, por la aparición de tertulias nocturnas televisivas que no existían antes y que están quitando audiencia a los demás medios. Yo creo que los periodistas estamos equivocados todos. Tenemos que dejar pasar Twitter y centrarnos en alentar la producción que estamos elaborando sin descanso en nuestros propios medios.

“Tenemos que dejar pasar Twitter y centrarnos en alentar la producción que estamos elaborando sin descanso en nuestros propios medios”

P: Sobre Mourinho. ¿Crees que el portugués quitará trabajo al periodismo?

Iván: No opino de Mourinho.

P: ¿Y los demás que han opinado de Mourinho y han creado muchos contenidos a partir de él?

Iván: Te dejo un tweet: el fútbol siempre está por encima de sus protagonistas. Y el Real Madrid más todavía. Por lo tanto, sin ninguna duda, tanto el fútbol como el Real Madrid (el Real Madrid está más tocado que el fútbol) van a sobrevivir a Mourinho.

“Tanto el fútbol, como el Real Madrid, van a sobrevivir a Mourinho”

P: Colaboras en Fiebre Maldini, un programa de calidad. ¿Crees que ese tipo de programa, que no busca el morbo sino la calidad, sobreviviría en un medio que no fuese la televisión de pago?

Iván: No creo que un sitio fuera de la televisión de pago existiera la paciencia, el tiempo, los recursos y el cariño para hacer un programa de calidad como Fiebre Maldini.

P: ¿Entonces crees que no?

Iván: No lo sé. Si tuviera todos esos valores que acabo de decir una televisión comercial,
y los quiere aplicar a un programa, seguro que los conseguiría. Yo no digo que no. Pero creo que ese tiempo no creo que una televisión comercial decida emplearlo a un programa “de culto” como es Fiebre Maldini.

Ivn

P: ¿Qué opinas de programas como Punto Pelota, que son más show que programa?

Iván: Cualquier ventana, cualquier salida, complemento, colaboración para los periodistas, una de las profesiones más castigadas en España, me parecerá siempre genial. Estoy absolutamente a favor de Punto Pelota, de Futboleros, incluso de Estudio Estadio, que está entrando en esas rueda con un programa de tertulias. Faltan más porque no dejan de ser una ayuda a un gremio muy golpeado como el periodismo en los últimos años.

“Cualquier salida, complemento, colaboración para los periodistas, una de las profesiones más castigadas en España, me parecerá genial”

P: ¿Apoyas incluso a los programas que solo buscan el morbo para tener audiencia?

Iván: Pregunto yo. ¿Quien tiene más morbo en ese programa, el que lo ve o el que está opinando? (Silencio) Yo lo tengo muy claro: no hay más que ver los SMS que mandan muchos de los telespectadores. Yo creo que está muy bien y son necesarios.

P: Con todos estos cambios que se están produciendo, ¿como ves el periodismo dentro de cinco años?

Iván: Lo veo como una especie de retorno a las raíces. Por eso, menos Facebook, menos Twitter y menos redes sociales. Hay que plasmar el trabajo de manera mejor cada día, quienes tengan la fortuna seguir trabajando en esta profesión, también los que empiecen a trabajar en ella y en los medios que sigan sobreviviendo, que cada vez van a ser menos.

“Hay que plasmar el trabajo de manera mejor cada día”

 

Realizada por Álvaro Domínguez (@adominguezgomez)

Cuando la Copa es un problema

El viernes se celebrará la final de la Copa del Rey. Finalísima por enfrentar a dos enemigos irreconciliables. Real Madrid y Atlético de Madrid frente a frente por el segundo trofeo de España. A priori, este partido debería ser una fiesta para ambos clubes y un reto conseguirlo. Pero esta vez no es así, al menos para uno de los dos.

El Atlético de Madrid viene de finiquitar su objetivo, que no era menos que clasificarse para Champions League. Y lo hace por todo lo alto. Los de Simeone han conseguido una meritoria tercera plaza que les da pase directo para la máxima competición europea. Pese al tropiezo en Uefa Europa League, la temporada ha sido de notable, y esta Copa del Rey sería la guinda del pastel, si bien perderla tampoco crearía estragos en el estamento rojiblanco.

Enfrente está el Real Madrid. Los merengues han fracasado esta temporada perdiendo la Liga y no consiguiendo la Décima, que era el objetivo prioritario. Con el vestuario dividido, con un capitán en horas bajas, rumores de salida de media plantilla y un entrenador con ganas de montar la marimorena, el Real Madrid se encuentra con esta Copa del Rey. De ganarla, el trofeo no arreglaría el año para los blancos; de perderla, podría ser el finiquito para una entidad demasiado tocada en los últimos tiempos. La derrota incendiaría el Bernabéu, pues perdería el único trofeo que le queda y, para más inri, frente a uno de sus máximos rivales. Mourinho entraría en cólera en rueda de prensa (si bien eso creo que pasará aunque gane), los medios se echarían encima del club y la plantilla se revolvería aún más en el vestuario.

El Atlético de Madrid puede poner el broche de oro con esta Copa. El Madrid no tiene nada que ganar y mucho que perder, ya que lo único que necesita el club blanco es que esta temporada termine. Cuando un trofeo – que aunque no es top si es “bonito de ganar” – molesta, es que el club no se encuentra en sus mejores momentos. Y esta Copa, para el Real Madrid, es un problema.

La chispa ilumina el camino a Europa. Crónica Real Sociedad 4 – Valencia 2.

Hoy no era ni martes, ni miércoles, ni siquiera jueves. Pero hoy había partido por Europa. Anoeta se vestía de gala para recibir al Valencia. El objetivo de ambos: los puestos europeos. Las estrellas de la Champions, esas que brillan entre semana, brillaron hoy en San Sebastián.
Como era previsible, el partido comenzó intenso. La Real, aprovechando su condición de local, presionó al Valencia y consiguió poner nerviosos a los ches. A pesar del alto ritmo, las ocasiones no llegaban con claridad. Solo un gran disparo de Mathieu hizo que Anoeta mantuviese la respiración hasta que Bravo sacara el balón de la escuadra.
Tras los primeros minutos de locura, el ritmo se relajó y el juego posicional apareció. La Real se mantuvo cómodo en campo propio, pero no enlazaba con su delantera. En uno de los furtivos ataques valencianistas, Cissokho realizó un gran centro desde la izquierda para que Soldado, de cabeza y adelantándose a los centrales txuri-urdines, consiguió el primer gol (25´). El golpe, que dejó noqueado a los locales, casi es doble. Un pase al hueco hacia Soldado lo interceptaría Claudio Bravo fuera del área sin sanción alguna, llevando al delantero che a la locura. El Valencia se encontraba cómodo.
Pero la Real comenzó a carburar. Presión, toque rápido y calidad hicieron que, tras un corner, Chory Castro pusiera un centro con diestra para que Íñigo Martínez, solo en el segundo palo, colocara el balón en la escuadra (34´). Otra vez tablas y volver a empezar. Y así hasta la segunda parte, donde veríamos una obra de arte.
El Valencia saldría mejor en los segundos cuarenta y cinco minutos. Los ches demostrarían madurez, entereza y experiencia. Los chavales de la Real se pusieron nerviosos, y fue ese nervio el que propició el gol. Un robo del Chory Castro desató la locura. El uruguayo sacó el balón desde la frontal y se la pasó a Agirretxe, que hizo una pared con él y comenzó a correr. El delantero vasco recibe la pelota y corre por banda, mientras el Chory se desmarca por el medio. Mientras, el Valencia no sabe lo que está pasando. Agirretxe conecta un pase preciso (y precioso) a las botas del Chory Castro, que supera al portero (72´). Calma y estallido. La tormenta perfecta.
Después, todo parecía un juego. La tormenta había pasado y había dejado tocado al Valencia, que lo intentó durante el resto del partido. Aún así, los locales no se habían divertido lo suficiente. Un centro de Xabi Prieto lo remató Agirretxe en el segundo palo (86´). El orgullo del Valencia lo obligó a seguir luchando y los de Valverde consiguieron el segundo gracias a Jonas, que remató un rechace (90´) tras gran parada de Claudio Bravo. Aún así, las cartas ya estaban echadas. Agirretxe, que se estaba recreando como el que más, siguió iluminando los ojos de los aficionados de este bonito deporte. El delantero vasco se plantó delante de Alves y, ni corto ni perezoso, le coló una vaselina (94´) que ni el mismísimo Raul y su cuchara.
Porque esta Real es mucha Real. Los de Montanier, que por fin ha dado con la tecla, no tienen competidor en la “Liga de los mortales”. El año que viene, Europa se teñirá de azul y blanco y cantará los goles del equipo txuri-urdin.
EL MEJOR: Agirretxe. Pasó, robó, disparó, corrió y marcó. El delantero hizo de todo, y además lo hizo bien.
EL PEOR: Albelda. El experimentado centrocampista se vio superado por el altísimo ritmo de la Real. No fue su día y lo sustituyeron pronto.
EL ÁRBITRO: Horroso. Se comió unas manos fuera del área de Claudio Bravo y después un penalty clarísimo de Cissokho. Quiso restablecer el equilibrio en los fallos y al final lo estropeó.
ÁLVARO DOMÍNGUEZ (@adominguezgomez)

Crónica Bayern – Barça

“En imponer la personalidad de cada uno estará bastante decidido el partido”. Esto es lo que dijo Xavi 24 horas antes de la debacle de Munich. Premonitorio. El Barça llegaba a Munich con una sensación rara. Tal vez era miedo, un sentimiento que llevaba mucho tiempo sin sentir en sus propias carnes. El Bayern, hegemónico en Alemania, se preparaba para asaltar Europa. Las escaramuzas previas habían sido muestra de su poderío. Otro grande, la Juventus, ya había perecido bajo el poder bábaro, y parecía que el Barça no iba a ser menos.

Tito decidió engalanar a su equipo y le calzó sus mejores ropajes. Incluso Messi, la joya de la corona – aunque algo magullada – , salió a batallar. Los alemanes, con su imponente escuadra y su afición alentando, tampoco reservaron nada. Y comenzó la masacre. El Barça salió al campo falto de intensidad, tal vez por el propio miedo al rival, tal vez por el simple hecho de que ya son muchos años a las espaldas de esta generación. Las ocasiones alemanas no se hicieron esperar y Valdés, salvador en las últimas semanas, tuvo que tirar de repertorio. Prueba del empuje local fueron el número tan elevado de corners antes de la media hora de encuentro.

Después del arreón inicial, el partido se calmó. El Barça tuvo la pelota y Xavi comenzó a mover a los culés. Parecía que la tormenta arreciaba y los azulgranas podían empezar a jugar, a disfrutar. Pero la chispa no saltaba. El cañón, personificado por Messi, Pedro y Alexis – que volvió a demostrar que este no es su año -, no disparaba. La posesión llegaba a tres cuartos de campo y moría en pies bábaros. Javi Martinez, clave en este aspecto, dio muestra de su poderío físico cortocircuitando las combinaciones culés.

El Barça siguió tocando y tocando, sin peligro, y el Bayern lanzaba furtivos ataques que ponían el “uy” en las caras culés. Y ese “uy” se convirtió en “puf”, porque en el minuto 24 llegó el gol de Müller. En el enésimo corner, Dante cabeceó un balón dentro del área que remató hacia la portería el mediapunta alemán, homónimo de un torpedo del pasado, para hacer estallar el Allianz Arena. La primera losa caía sobre los hombres de Tito Vilanova. Y quedarían otras 3, cada una más pesada que la anterior.

Los minutos pasaron y el guión era el mismo. Ese choque de estilos que decía Xavi se hacía palpable, pero a medias. El Barça tenía el balón, rozando el 70% de posesión, pero sus jugadas eran impotentes. El Bayern esperaba su oportunidad recogido en campo propio, pero lanzaba sus característicos ataques llenos de potencia, velocidad y garra cada vez que podía. El partido no daba buenas sensaciones a los visitantes, pero llenaba de fuerza a las huestes locales.

Después del descanso, las cosas no parecían mejores para el Barça. Y en el minuto 48 las sensaciones cristalizaron. Un centro de Robben lo remataba Gómez a placer, dentro del área, haciendo palpable la fragilidad defensiva de los culés. Otra losa. Y quedarían dos más.

Después de esto, el espejismo de la remontada azulgrana apareció. Los de Tito Vilanova comenzaron a tocar más rápido, a atacar más y mejor, a crear peligro en posiciones delicadas del campo del Bayern. Pero la pieza angular del ataque culé, la joya que lleva unas semanas sin relucir, siguió sin brillar. Leo Messi estaba lento, cansino, sin chispa y sin magia. A falta del argentino, Bartrá tuvo que intervenir y disfrutó de un par de ocasiones claras, una de ellas estando dentro del área y con el balón controlado, pero se demostró que él es más de evitar que los balones entren y no de meterlos en la portería.

Y con esa euforia de mentira que experimentaban los culés, llegó el tercero de los alemanes. En el 72, Robben se internó por el lateral del área seguido por Jordi Alba, que se estrelló ante una muralla llamada Müller – que no era más que una metáfora del Barça y del Bayern – para dejar solo al holandés y que éste batiera a Valdés. La tercera losa ya aplastaba al Barça.

Después del trío de tantos de los alemanes, los culés ya no tenían ganas de seguir. El ritmo aminoró, el ánimo se desplomó y las ganas se esfumaron. En ese momento se hicieron totalmente visibles las penas de este Barça cansado, a veces sin alma, sin motivación, sin intensidad. Sin Pep…

La cuarta losa cayó sin que al culé le doliera. Estaba ya rendido. Tito se preparaba para dar entrada a Villa cuando Müller, tras un centro de Álaba, marcaba el cuarto y definitivo tanto para el Bayern. El asturiano, en la banda, era el perfecto ejemplo del Barça: capacitado, preparado para competir, pero que no llega a tiempo, que reacciona tarde. Los últimos minutos del partido fueron el paseo de corte fúnebre del vencido. Algún descarriado como Jordi Alba, todavía con ganas de luchar, faltó incluso a los “valors” culés, lanzando un balonazo a la cara de Robben. El Barça estaba impotente, desalmado, vencido.

El árbitro pitó y rugió el Allianz. Sabían que la batalla no estaba ganada, pero poco faltaba. Los alemanes celebraron, sabiéndose superiores, sabiendo que pocos o ninguno pueden pararlos en este momento. “Vamos a intentarlo por orgullo y porque somos el Barça”, decía Xavi al final del partido. Esta vez será difícil. Comienza la era del Bayern, la nueva era de Müller, Gómez, Javi Martinez, Götze y… Pep. Otra vez Pep.

Apostando en Bet365. Combinada Liga BBVA (Jornada 32)

Hoy me la juego con un “todo o nada” de manual. 2 euros para una apuesta arriesgada pero que puede dar muchos beneficios.

liga-bbva-de-espac3b1a

COMBINADA LIGA BBVA // Cuota total –> 93,00 euros

Mallorca – Rayo Vallecano // Rayo. 2,50.

Los de Jémez vienen de un duro golpe frente a la Real, así que querrán resarcirse ante el Mallorca, que está ganando sus partidos en los últimos minutos. El Mallorca lucha por la permanencia, pero los vallecanos pueden aprovecharse de ese nerviosismo para escalar posiciones hasta Europa.

Valencia – Málaga // Málaga. 6,00

Partido igualado y muy emocionante. Aquí está el punto de inflexión de la combinada. Ambos equipos muestran un gran nivel, están descansados y luchan por alcanzar los puestos Champions (si bien el Málaga no podría jugar por la sanción de la UEFA). Como nos gusta el riesgo, vamos con el Málaga. En principio, los de Pellegrini, cara a cara, son mejores que el Valencia. Recemos porque a los blanquiazules les salga un buen partido y venzan en Mestalla.

Osasuna – Real Sociedad // Real Sociedad. 2,50

La Real está en racha. Gana con comodidad sus partidos, haciendo buen juego y con autoridad. El Osasuna, en la cuerda floja, suele ser fuerte en casa. Pero ojo, que a un equipo en racha es difícil ganarle. Si los Vela, Prieto, Griezmann y compañía están a tope, el Osasuna no podrá hacer nada.

Celta de Vigo – Zaragoza // Celta. 2,00

Partido por la salvación. El Zaragoza está a un solo punto de salir de los puesto de descenso; el Celta, a 4. Jugando en casa, los celestes deberían salir mejor que los maños, que vienen de recibir 3 por parte del Barça y mostrando una mala imagen. Si los otros tres partidos salen, podemos estar comiéndonos las uñas la noche del lunes.

Apostando en Bet365. Combinadas España.

COMBINADA LIGA BBVA // Cuota total –> 6.89

Cuatro partidos de liga BBVA bastante claros, por equipos y dinámica. Una cuota no excesivamente alta pero jugosa al ser pocos partidos. Teniendo algo de suerte en esta y realizando alguna apuesta simple en partidos puntuales podremos sacar muchos frutos de esta jornada de la Primera División española.

Granada – Betis // Granada. 2,30.

El Granada, con los refuerzos de invierno, ha mejorado mucho. Pese a que ha perdido algo de fuerza en las últimas jornadas, para que se salvará. El Betis, con un gran nivel esta temporada, llegará con muchas bajas para este partido debido a las sanciones y lesiones de la anterior jornada. Además, la próxima semana hay derbi sevillano, por los que los de Mel reservarán. Para mí, victoria clara del Granada.

Real Sociedad – Málaga // Real Sociedad. 1,66.

El Málaga ha jugado Champions el miércoles. Además, jugó con los titulares en la jornada pasada de Liga BBVA. Es decir, serían 3 partidos en menos de una semana. A priori, los de Pellegrini llegarán muy cansados. Por otro lado, la Real Sociedad va lanzada a por Europa. Son duda Chory, Vela, Bravo y Xabi Prieto (con una contractura), . También a priori, alguno de los tocados (o todos) llegarán al partido del sábado. Yo apuesto por la Real. Por jugar en casa, por calidad de plantilla, por inercia y, principalmente, por la acumulación de partidos de los malagueños.

Deportivo de la Coruña – Zaragoza // Deportivo. 1,95.

En este partido me guío más por el corazón que por la cabeza. El Depor, si ganara, se colocaría a un solo punto del primer puesto de la salvación que, casualmente, ocupa su rival, el Zaragoza. Los gallegos llegán lanzados por ese “Sí se puede” que cantan en la grada. Por otro lado, el Zaragoza no ha conseguido ningún buen resultado fuera de casa. El Deportivo de la Coruña tiene plantilla y alma de Primera, así qué sábado ganará.

Valencia – Valladolid // Valencia. 1,40.

El Valencia consiguió un valioso empate en el Calderón, por lo que sale reforzado. Además, Soldado ha vuelto a los entrenamientos y parece que llegará en buena forma al partido. En Valladolid, Ebert está causando revuelo y esta semana se retiró del entrenamiento. Fuera de casa, los de Pucela no están haciéndolo bien. Cuota baja pero segura y que da un poco más de fuerza a la combinada.

COMBINADA LIGA ADELANTE // Cuota total –> 10.70

La Liga Adelante es, casi siempre, una lotería, por lo que las cuotas son siempre bastante altas, aunque sean partidos más o menos claros. Cinco partidos con resultados lo más “fáciles” posibles dan una cuota bastante alta. Al igual que en la Liga BBVA, si sumamos a esta combinada alguna apuesta simple podremos sacar jugosos beneficios.

Barça B – Mirandés // Barça “B”. 1,70.

Ambos llegan con tres derrotas consecutivas. El Mirandés, con algo más de urgencia debido a su cercanía con el descenso. Aún así, el Barça recuperará jugadores después de las convocatorias internacionales y del primer equipo, lo que parece que será suficiente para ganar al Mirandés, con un bajo nivel para la Liga Adelante. El Barça gana más de la mitad de sus partidos como local y el Mirandés pierde casi la mitad como visitante. Apuesto por el Barça.

Elche – Lugo // Elche. 1,57.

El mejor equipo de Segunda División vuelve de nuevo a su casa, donde debe ganar. 86% de victorias en el Manuel Martinez Valero y 26% de resultados positivos para el Lugo como visitante.  A pesar de que en la primera vuelta ganaron los de Quique Setién (1-0), al Elche le debería valer con la calidad de sus jugadores para ganar a los gallegos

Alcorcón – Racing // Alcorcón. 1,57.

El Alcorcón quiere luchar por el ascenso directo esta temporada y eso pasa por ganar todos los partidos en casa. Además, hay acciones especiales del club para llegar Santo Domingo esta jornada, por lo que la afición llevará en volandas a su equipo. Gran estadística de victorias en casa que, unido a la mala temporada de los cántabros, deberían servir para que los madrileños sigan soñando.

Girona – Real Murcia // Girona. 1,70.

El Girona se está marcando un temporadón este año. A pesar de la duda de Tébar en el mediocentro, los catalanés llegan bien a su cruce frente al Murcia. Alto porcentaje de victorias en casa y jugar contra uno de los últimos clasificados deberían ser sinónimo de victoria para el Girona.

Villarreal – Numancia // Villarreal. 1,50.

La apuesta más clara. Un Villarreal en racha juega contra el Numancia, que tuvo gran desgaste la semana pasada y acabó con varios sancionados para este partido. Además, fuera de casa no consigue grandes resultados, por lo que la victoria de los castellonenses parece segura.

La muerte (¿y resurreción?) del Santo Casillas

En tiempos de Semana Santa, en los que nos encontramos, eso de morir y resucitar está muy de moda. Y más si eres un dios o algún otro tipo de ser celestial. Y Casillas lo es. O al menos lo era hasta hace unos meses.

Iker Casillas, el Santo que le dio al Madrid la Novena, que salvó partido tras partido al equipo blanco, que levantó Eurocopa, Mundial y Eurocopa con España… Iker Casillas, el gran capitán del Real Madrid y la Selección Española. Y que ahora vive en el ostracismo. El mostoleño se enfrentó a Mourinho y lo paga con la más absoluta de las suplencias. Casillas dejó de jugar para dar entrada a un joven e inexperto portero (que casualmente vería perder su puesto a las primeras de cambios). Adán por Casillas. De locos. No tranquilo con eso, Mourinho defendió a su nuevo portero a capa y espada y siguió golpeando al Santo, que vio como perdía el apoyo de los que, en otro tiempo, coreaban su nombre. ¿Y todo por qué? Por no coincidir con su mister.

Más tarde, el destino le dio una vuelta más de tuerca a esta historia e Iker Casillas se lesionó. Dedo dañado y unos meses de baja. Diego López entra en acción. ¿No era Adán el bueno? Aún así, lo podemos considerar correcto. Pasan las semanas. Adán juega pero, a las primeras de cambio, Diego López toma su puesto. El ex-sevillista realiza buenas actuaciones, algunas tan importantes como la de Old Trafford, que le dio medio pase europeo al Real Madrid. Sigue pasando el tiempo e Iker comienza a entrenar. Sigue entrenando y recibe el alta médica el día 19 de Marzo. Pese a ello, no viaja con la Selección Española y se queda en Madrid para estar al 100%.

El día 29 de Marzo, 15 días después del alta médica de Iker Casillas (y esto para un portero, sin necesidad acuaciante de preparación física, es un tiempo más que suficiente), Mourinho no convoca a Iker por no poseer el “alta competitiva”. ¿Qué es eso? El término se las trae. ¿Se refiere a ese tipo de alta que no respetó con Marcelo, que jugó pasado de peso y unos días después de recibir el alta médica? Mourinho intenta confundir con ese nuevo concepto, totalmente mourinhista.

Justo después del empate frente al Zaragoza, Mourinho confirmaría que Casillas tampoco jugará frente al Galatasaray en Champions y que Diego López es titularísimo por méritos propios.

¿Y no es más fácil hablar claro y seguir un solo camino? Diego López juega porque es mejor para el equipo. Y punto. Al menos, quedaría menos “falso”. Mourinho ha usado con Casillas todas sus estratagemas para desacreditar al capitán del Real Madrid y dejarle, sea como sea, en la grada o el banquillo.  ¿Por qué? Eso solo José Mourinho lo sabe.

¿Que le pasa a Mourinho con Casillas? ¿Volverá a jugar Iker en el Real Madrid? ¿Es su futuro incierto en el equipo blanco? El Santo, ahora mismo, está más muerto que vivo. Lo más interesante es saber si resucitará, y si lo hará con Mourinho en el cuerpo técnico. ¿Y si Diego López se lesiona? Que el diablo no enrede…

¿Qué pensais vosotros? ¿Conflicto personal o decisión técnica? ¿Merece más respeto el capitán del Real Madrid?