“El síndrome Piqué” o “cuando el corazón puede más que la cabeza”

Gerard Piqué. 192 centímetros de defensa central. Corpulento. Fuerte. Pero también ágil y técnico. Para un hombre que juega en su posición, la disciplina lo es todo. Un defensa debe tener claro su papel y estar totalmente concentrado cada minuto del partido, esperando los ataques de sus rivales e intentando no despistarse. Un segundo de abstracción y el contrario habrá filtrado un balón entre los centrales que significará un gol.

Un defensa central es cabeza. Y no solo porque debe usarla para despejar los balones aéreos. Hay multitud que defensas que, pese a no tener unas grandes condiciones físicas ni técnicas, han llegado a demostrar un gran nivel debido a su disciplina táctica y su inteligencia en la zaga del equipo. Y sí, Piqué es eso. Aunque debemos reconocer que, defensivamente, no es lo mejor del mundo, tiene unas condiciones muy válidas para jugar de central y aporta un plus añadido de técnica y visión de juego que va muy acorde al estilo de juego de su equipo.

Pero Piqué, a veces, se vuelve loco. Desde pequeñito demuestra que, de vez en cuando, su cuerpo es poseído por un ente misterioso que le hace arriesgar con el balón. El espíritu revolucionario de un futbolista preciosista invade su ser y le empuja a correr hacia delante, a hacer regates imposibles. Desde alevines,ya podemos ver trazas de este fenómeno:

Es el Síndrome Piqué. Futbolísticamente hablando, la explicación es casi imposible. Pocos entrenadores entenderán porque un defensa central corre como un poseso hacia delante para marcar gol. Científicamente es más fácil. Piqué, cuando coge el balón y ve espacio delante suya, desconecta su cabeza y juega con el corazón. El músculo cardiaco se hace dueño de su cuerpo y aparta su mente de la disciplina táctica y la seguridad. Su corazón le hace correr y regatear, intentar remates imposibles y golpear el balón para marcar gol, que sería el súmmum de esta no tan rara enfermedad.

Como él hubo, hay y habrá muchos más. Recuerdo a Lucio, mítico defensa central brasileño, ser llamado “delantero frustrado” por sus arranques hacia delante (con bastante eficacia, por cierto). Ahora, Sergio Ramos también tiene ese instinto temporal que le hace saltarse las indicaciones tácticas e intentar marcar gol. Para dentro de unos años creo que, dado el predominio del ataque en las filosofías de fútbol actuales, aparecerán muchos más jugadores que sufrirán el “Síndrome Piqué”.

Este fútbol de corazón, puro y sin ataduras tácticas, es el tipo de juego que da rienda suelta a los sueños más ocultos de nuestra mente. Y no solo lo sufren los defensas. ¿Creéis que la cabeza de Cruyff pensaba que llegaría a este balón? Por supuesto que no. Este gol es con el corazón.

Tampoco Torres pensó con la cabeza cuando emuló, no hace tanto, este gol de Cruyff.

Por supuesto, ninguna neurona del cerebro de Ibrahímovic le dijo que este control era imposible, que no lo intentara.Ibrahimovic

Es otro tipo de juego. Es fútbol, pero de otro estilo. Es el corazón, que desactiva la cabeza y se hace oir. Es fútbol en estado puro. Para terminar, aquí os dejo algunas acciones del autor principal de este “síndrome” loco que tanto nos hace disrutar.

Anuncios

Decálogo para no hacer el ridículo ante tu máximo rival

Este texto va dirigido en dos direcciones: Barcelona y sus errores del pasado; y el Manzanares, para los que pueda cometer en el futuro. En ambos casos, el rival es el Real Madrid, uno de los mejores clubs del mundo. Ahí van mis sugerencias.

1-. SÉ PRUDENTE EN LAS DECLARACIONES PRE-PARTIDO: Roura no lo fue y creó un ambiente extraño en su club. Ahí empezó a perder la eliminatoria. Simeone suele saber controlar los tiempos en rueda de prensa, pero debe saber calmar a su equipo y afición, que vendrán con ganas de revancha. Tan mala es la falta de confianza como el exceso de ella.

2-. ADÁPTATE AL RIVAL: te la juegas a un partido. O ganas o estás fuera. Roura no varió el planteamiento ni contra Milan ni frente a Real Madrid (en ambos choques de la eliminatoria). Ante un estratega como Mourinho es una actitud suicida. El Atlético de Simeone debe sorprender si perder la esencia que le caracteriza. Ahí estará la clave para golpear primero en la final.

3-. ACTITUD AGRESIVA: la línea entre agresividad y violencia es muy fina, así que hay que ser maestro en este arte. El Barça salió poco agresivo y lo pagó a la hora de realizar su juego. En este punto, el Atlético de Simeone no debería de tener problemas. Una de las grandes bazas de los rojiblancos en la actitud, así que no deben olvidarsela en el vestuario el día de la final.

4-. DEFENSA SEGURA: en los inicios del partido, una defensa debe dar sensación de seguridad. Si el rival no crea ocasiones al principio, minarás su moral para el resto del partido. El Barça concedió y lo pagó. El Atleti deberá ser contundente ante uno de los mejores ataques del mundo.

5-. PARA A CRISTIANO: el portugués es medio equipo. Si cortas el grifo de balones a su banda y apagas sus chispazos de creatividad, Cristiano se desesperará. El Barça le dio mucha libertad y el portugués lo aprovechó. Simeone tiene la velocidad de Juanfran para parar a Cristiano Ronaldo.

6-. ACABA TUS JUGADAS: el Madrid tiene la mejor contra del mundo. El Barça desguarneció los flancos en su turno de ataque y los goles llegaron en las pérdidas de balón. Si el Atlético consigue finiquitar sus jugadas, logrará también eliminar la principal baza blanca. El disparo lejano de Raúl García, Tiago o Arda Turán puede ser una buena opción.

7-. NO TE DESESPERES: el Madrid suele salir muy intenso. Si marca un gol rápido (que no es algo extraño), la respuesta no debe tardar, pero tampoco se debe caer en la precipitación. El Barça no reaccionó al gol y perdió la paciencia. El Atlético, equipo y club con mucha fe, debe usar este espíritu para sobreponerse a las adversidades.

8-. ACCIÓN – REACCIÓN: los cambios deben adaptarse a las circunstancias del partido. Roura hizo los cambios tarde y a la desperada. Simeone debe conocer a su equipo y acertar en las sustituciones para llevar ventaja en el último tramo del partido.

9-. EVITA EL CONFLICTO: el Madrid se beneficia de un juego pausado. Si el partido entra en una dinámica de piques absurdos, parones constantes y el terreno de juego es protagonista de una guerra de guerrillas, los de Mourinho llevan ventaja. El último tramo del partido del Camp Nou cayó en ese juego, y al Barça se le escapó la ocasión de remontar. El Atlético de Madrid debe huir del conflicto y centrarse en el fútbol. Con cariño, para Diego Costa.

10-. ÉCHALE HUEVOS Y DISFRUTA: es un Clásico, es un Derbi. Es uno de los mejores partidos que puedes jugar con ambas camisetas. Juega al fútbol, disfruta del ambiente y no le pierdas la cara al encuentro. El equilibrio entre pasión e inteligencia es la llave para ganar este tipo de partidos. El Barça falló, pero el Atleti tiene la oportunidad de no caer en el error.

Hasta aquí el decálogo de como no hacer el ridículo ante tu máximo rival. Este texto se ha elaborado a partir de la experiencia del Barça en las semis de Copa del Rey y las expectativas que tiene el Atlético tras su reciente clasificación para la final.

¡BONUS TRACK! 11-. GANA: hagas lo que hagas, lo importante es ganar. Gana con un gol en fuera de juego, con un remate con el culo… pero gana. La victoria ante un máximo rival es la salsa del fútbol.

Real Madrid – Atlético de Madrid: es hora de volver a empezar

Sábado, 1 de Diciembre de 2012. España, Madrid. Distrito de Chamartín, Estadio Santiago Bernabéu. 22 horas. Está a punto de producirse un hecho que puede provocar una catarsis en el seno del fútbol español. Incluso el mundo entero debería estar atento a esos 6996 m2 de césped, porque al final de la noche podría ocurrir algo nuevo en la capital española, algo que acabe y algo que empiece.

https://i1.wp.com/www.ligafutbol.net/wp-content/2010/03/real-madrid-atletico.jpg

(foto: ligafutbol.net)

Real Madrid y Atlético de Madrid, algunos dirían que David y Goliath, se enfrentarán este fin de semana en la jornada de la Liga BBVA. El derbi madrileño por excelencia es algo más este año dadas las circunstancias actuales. Los blancos, dentro de una dinámica negativa y a 11 puntos de la cabeza, luchando por seguir manteniendo sus sueños intactos en la competición nacional; los rojiblancos, en una nube desde que llegó Simeone, a 3 puntos de la cima y con ganas de hacer algo grande en la Liga. Y a lo lejos, por encima de rachas actuales y estados momentáneos de ánimo, esos 13 años de victorias madridistas y desastres atléticos. ¿Presenciará el Bernabéu una noche de esas que se recuerdan durante años?

El equipo dirigido por Mourinho no las tiene todas consigo. Después de pasarlo mal en la Champions, en la que ha conseguido un segundo puesto que sabe a poco, también pinchó en la Liga BBVA frente al Betis, que le deja a 11 puntos del Barça, su teórico rival por la competición. Llegan al derbi tras vencer holgadamente en Copa al Alcoyano, aunque este ínfimo éxito no calma la inquietud del público merengue.

Con Marcelo y Essien lesionados, será Coentrao el lateral y Khedira el compañero de Alonso. Además, siempre está la gran duda entre Özil y Modric. Benzema, con la baja de Higuain, será fijo arriba. Hay plantilla de sobra, apoyo del público y ganas de remontar, de mirar hacia arriba, pero puede que la losa que lleva encima el Madrid pese demasiado.

https://i2.wp.com/elpuertoactualidad.es/wp-content/uploads/2012/03/real_madrid_atletico_madrid_959990246.jpg

(foto: elpuertoactualidad.com)

Los de Simeone parece que viven en el mundo de la piruleta. Paseándose en la Europa League y la Copa y con un camino casi impecable en la competición local, los rojiblancos llegan casi al 100% al derbi. Si vencen dejarán prácticamente fuera al Madrid en la lucha por la Liga, que quedaría a 11 puntos del Atlético, y darían más solidez a su candidatura.

“El Cebolla”, lesionado en Copa, parece que será la baja más significativa en el Atlético de Madrid. Falcao, a priori, estará acompañado por Diego Costa y Koke jugará por izquierda. Adrian será el as en la manga que se guarda Simeone. El Atlético de Madrid puede dar un golpe de estado en la capital española, pero también pueden caerse de la nube en la que viven. ¿Mal de altura? Ya veremos…

En principio, parece que los rojiblancos llegan mejor que los locales al encuentro del sábado. Aún así, y aquí llega lo curioso de este derbi, los momento de forma no valen. En los últimos 13 años se han repetido estas condiciones u otras parecidas favorables para el Atlético y el Madrid siempre se ha salido con la suya. Es la ley del derbi madrileño, y es la gran incógnita del partido. ¿Se romperá la racha?

https://i0.wp.com/www.corazonblanco.com/media/galeria/44/8/3/3/5/n_real_madrid_33_at_madrid_vs_r_madrid-4355338.jpg

(foto: corazonblanco.com)

Lo que está claro es que el Santiago Bernabéu, su público, los millones de observadores alrededor de todo el mundo, viviremos un gran derbi, de los mejores de los últimos años. Por fin Madrid tiene el partido que se merecía. La capital vibrará el sábado más fuerte que nunca. Señoras y señores, hay derbi. Es hora de volver a empezar.

@adominguezgomez

¿Y si Torres vuelve a casa por Navidad?

Era un caluroso día de verano. Fernando Torres Sanz, el niño que se había hecho grande en el Estadio Vicente Calderón, quería partir, lo necesitaba. A Fernando, el Atlético de Madrid se le quedaba pequeño. Además, a pesar de su marcha, él sabía que no dejaba vendido a su club, que ya había otros que mantendrían a flote su casa durante su exilió. Y el niño se fue…

Torres se hizo mayor, se internacionalizó, y pasó a llamarse The Kid, encandilando a los aficionados del Liverpool primero, y a los del Chelsea después. The Kid hizo de la Premier su nueva casa y de los hooligans sus nuevos hinchas. Y le iba bien.

El Atlético de Madrid aprendió a vivir sin Torres. Otros vinieron y ocuparon su lugar. Un argentino, un uruguayo, un colombiano… El puesto de ídolo estaba cubierto. Además, en lo deportivo las cosas acompañaban, incluso mejoraban los números de la época de El Niño. El Atlético de Madrid vivía sin Torres, y les iba bien…

Pero en la cabeza de Torres seguía el Atleti y en la cabeza de la afición del Atleti seguía Torres. Aunque se fuese, El Niño siempre sería bien recibido en el Calderón. Y este momento puede estar más cerca de lo esperado.

Radamel Falcao es uno de los mejores nueves del mundo, ídolo colchonero y joya preciada por medio mundo. El colombiano está realizando grandes campañas en el Atlético de Madrid, pero siempre que hay ocasión el rumor de su marcha suena. Uno de los más repetidos y mejor posicionados para su traslado es el Chelsea, club londinense de… Fernando Torres.

Torres pasó un año fatal la temporada pasada. Lesiones, rachas nefastas de cara a gol, dudas en la Selección Nacional… El Niño estaba mal y no daba el nivel del que sería el campeón de Europa esa edición. Este año, Torres se ha recuperado de su mal estado de forma, pero no ha alcanzado el nivel que se esperaba. Se fue Drogba y el de Móstoles no ha podido hacer olvidar su marcha. El Chelsea busca un nueve. Lukaku, Sturridge y alguno más podrían ser los elegidos, pero los blues necesitan resultados inmediatos.

¿Y si el Chelsea ficha a Falcao? ¿Y si el Atlético de Madrid ficha a Torres? No sería una opción descabellada, ni por lo económico ni por lo deportivo. El colombiano está sufriendo la misma situación que Torres en su día, con un club que se le queda pequeño. Además, el Atlético recibiría una compensación económica importante y podría afrontar el fichaje de un gran delantero. El Chelsea estaría dispuesto a rebajar el valor de Torres, tanto para no juntar a dos grandes puntas en el mismo equipo como por dar un trato de favor al Atlético de Madrid. Sin ninguna duda, afición y jugador estarían realmente emocionados y entusiasmados por la vuelta de SU NIÑO.

¿Cuando puede suceder esto? El mercado de invierno puede ser el momento clave según la dinámica que posea el equipo londinense. Si las cosas van mal, Roman Abramohvic querrá dar un golpe de efecto y fichar a una super-estrella. Si no es en Enero, el verano sería el periodo idóneo.

¿Y si El Niño vuelve a casa? ¿Será por Navidad? ¿Será para el verano? Lo único seguro es que, algún día, volverá.

@adominguezgomez