Repaso Liga BBVA. Jornada 1.

Vuelvo por aquí para hacer un breve repaso de los diez partidazos que se han vivido durante sábado, domingo y lunes. Se han visto muchos goles, revelaciones, detalles que dan pistas sobre el estado de los equipos. ¡Vamos con ello!

Rayo 3 – 0 Elche

Los de Paco Jémez siguen a lo suyo. A pesar de perder jugadores año tras año, de tener un presupuesto muy limitado, el Rayo Vallecano sigue mostrándose sólido. El Elche, que arrasó en Segunda, debe adaptarse a la Primera. Cinco minutos fatales al final de la primera parte hundieron a los visitantes, que sucumbieron ante el arrojo local. Pinta bonito para el Rayito (Olé ese pareado).

Celta 2 – 2 Espanyol

Partidazo que se vivió en Balaídos y que dejó claro una cosa: este Celta promete. El Espanyol ya demostró el año pasado que podría ser un equipo competitivo, a pesar de que este año su mister, Javier Aguirre, reclamó más fichajes. Sin embargo, el Celta lo pasó mal la temporada pasada. Y este año no quiere repetirlo. Con fichajes como Nolito o Rafinha, la aparición más regular de Krohn Dehli y un estilo de juego más dinámico, los gallegos hicieron un gran partido frente al Espanyol. Solo la debilidad defensiva les hizo empatar. Este Celta promete. Y el Espanyol, como siempre, sorprenderá.

Almería 2 – 3 Villarreal

El gran duelo de Segunda se repite en Primera. Almería y Villarreal, triunfadores en la división de plata, se volvían a reencontrar en la máxima división. Y no defraudaron. Partidazo en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo con final de infarto. El Almería apretó, haciendo valer su condición de local, y puso contra las cuerdas al Villarreal. Pero ojo al submarino amarillo. Para mí, será una de las relevaciones de la Liga. Con Giovani Dos Santos a la cabeza, consiguió remontar el partido la recta final. Ojo a los de Marcelino, que ha construído un gran bloque. ¡Vuelve el submarino!

Sevilla 1 – 3 Atlético de Madrid

Alta tensión para la primera jornada. Y muchos quilates en el campo. El Sevilla, con su remozado conjunto, pinta muy bien y lo ha demostado en la temporada. Pero delante tenía a los campeones de “la otra liga”. Los de Simeone tiraron de galones a pesar del rápido empate que consiguió Perotti. Y en este gran partido de los rojiblancos sobresale un hombre: Diego Costa. El brasileño está dispuesto a hacer olvidar a Falcao y arrasó en el Sanchez Pizjuan. ¡Vaya bestia! Ah. Y Villa debutó, demostró, pero no marcó. Pero lo hará antes o después.

Real Madrid 2 – 1 Betis

El espíritu de Juanito no tiene vacaciones en Agosto. El Madrid sufrió, venció, pero no convenció. Isco dejó un par de detalles y salió como gran vencedor del partido con ese gol al final, pero tampoco deslumbró. Ídem con Cristiano. El Madrid de Ancceloti necesita rodaje y, cuando lo consiga, puede ser imparable. El Betis… ¡qué decir del Betis! Se planta en el Bernabéu sin sus principales hombres (Beñat y Cañas se fueron en verano y Castro estaba lesionado) y le marca un gol al Madrid en el minuto 13. Al final le faltó fuerza, pero el Betis, comandado por Pepe Mel, tiene equipo para enfrentarse a cualquiera.

Osasuna 1 – 2 Granada

El Osasuna va a sufrir esta temporada. Ni siquiera su feudo, impenetrable no hace tanto, le libra ya de sufrir. Y ante un notable Granada, que ha perdido a Mikel Rico y puede perder a Siqueira, pero que se mueve bien en el mercado y consigue hacer un equipo sólido. Creo que no sufrirá. Al revés que los navarros, que creo que pueden pasarlo muy mal este año. Eso sí, pasan las temporadas y Patxi Puñal sigue al pie del cañol. ¡Crack!

Barcelona 7 – 0 Levante

El sábado, al Camp Nou solo salió a jugar un equipo. El Barça arrasó al Levante que, además de ser flojito, vio como los locales eliminaban cualquier atisbo de reacción. Los del Tata Martino demostraron que este año vienen con ganas renovadas y que su estado es óptimo para enfrentarse a las nuevas temporadas. Neymar debutó, tuvo un par de detalles, pero poco más. Necesita más tiempo. Y Messi… bueno, lo de siempre. Simply the best.

Valencia 1 – 0 Málaga

Partido sorprendente. Por el Valencia, que había mostrado un mejor nivel en pretemporada. Y por el Málaga, que parecía que estaba peor de lo que luego demostró. Los de Djukick tienen que solucionar el problema del delantero (parece que Helder Postiga no es suficiente), pero el resto de la plantilla pinta bien. Y el Málaga… Ha perdido a sus estrellas y los refuerzos no han mejorado lo que había, pero Schuster es un luchador. Este Málaga dará guerra.

Valladolid 1 – 2 Athlétic

¿Vuelven los leones? Valverde ha rejuvenecido el proyecto y parece que pinta bien. El Athlétic se mostró firme ante un Valladolid que también ha perdido a varios jugadores y está en pleno proceso de reestructuración. Este año pueden sufrir si no se refuerzan en el mercado. El Athlétic puede volver a soñar con grandes cosas si tienen claro su estilo de juego. Hay materia prima de sobra. Valverde tiene trabajo.

Real Sociedad 2 – 0 Getafe

La Real no se despistó con Europa y pasó con nota su estreno liguero. Destacó Seferovic, que debutó y marcó. Y, además, dejó detalles de calidad. El Getafe, de por sí un equipo raro, el sábado se mostró débil y descolocado. Luis García se la juega de nuevo con este equipo joven, pero con calidad. Por supuesto, en la Real, destacó como siempre Vela. ¡Que jugador! Y Gaztañaga, que será regular en el primer equipo, hizo de Illarramendi y no cantó demasiado.

 

Jornada de goles, de alguna sorpresa respecto al estado de forma de varios conjuntos, y de confirmación de un secreto a voces: ESTA LIGA ES DE DOS.

Cuando la Copa es un problema

El viernes se celebrará la final de la Copa del Rey. Finalísima por enfrentar a dos enemigos irreconciliables. Real Madrid y Atlético de Madrid frente a frente por el segundo trofeo de España. A priori, este partido debería ser una fiesta para ambos clubes y un reto conseguirlo. Pero esta vez no es así, al menos para uno de los dos.

El Atlético de Madrid viene de finiquitar su objetivo, que no era menos que clasificarse para Champions League. Y lo hace por todo lo alto. Los de Simeone han conseguido una meritoria tercera plaza que les da pase directo para la máxima competición europea. Pese al tropiezo en Uefa Europa League, la temporada ha sido de notable, y esta Copa del Rey sería la guinda del pastel, si bien perderla tampoco crearía estragos en el estamento rojiblanco.

Enfrente está el Real Madrid. Los merengues han fracasado esta temporada perdiendo la Liga y no consiguiendo la Décima, que era el objetivo prioritario. Con el vestuario dividido, con un capitán en horas bajas, rumores de salida de media plantilla y un entrenador con ganas de montar la marimorena, el Real Madrid se encuentra con esta Copa del Rey. De ganarla, el trofeo no arreglaría el año para los blancos; de perderla, podría ser el finiquito para una entidad demasiado tocada en los últimos tiempos. La derrota incendiaría el Bernabéu, pues perdería el único trofeo que le queda y, para más inri, frente a uno de sus máximos rivales. Mourinho entraría en cólera en rueda de prensa (si bien eso creo que pasará aunque gane), los medios se echarían encima del club y la plantilla se revolvería aún más en el vestuario.

El Atlético de Madrid puede poner el broche de oro con esta Copa. El Madrid no tiene nada que ganar y mucho que perder, ya que lo único que necesita el club blanco es que esta temporada termine. Cuando un trofeo – que aunque no es top si es “bonito de ganar” – molesta, es que el club no se encuentra en sus mejores momentos. Y esta Copa, para el Real Madrid, es un problema.

La muerte (¿y resurreción?) del Santo Casillas

En tiempos de Semana Santa, en los que nos encontramos, eso de morir y resucitar está muy de moda. Y más si eres un dios o algún otro tipo de ser celestial. Y Casillas lo es. O al menos lo era hasta hace unos meses.

Iker Casillas, el Santo que le dio al Madrid la Novena, que salvó partido tras partido al equipo blanco, que levantó Eurocopa, Mundial y Eurocopa con España… Iker Casillas, el gran capitán del Real Madrid y la Selección Española. Y que ahora vive en el ostracismo. El mostoleño se enfrentó a Mourinho y lo paga con la más absoluta de las suplencias. Casillas dejó de jugar para dar entrada a un joven e inexperto portero (que casualmente vería perder su puesto a las primeras de cambios). Adán por Casillas. De locos. No tranquilo con eso, Mourinho defendió a su nuevo portero a capa y espada y siguió golpeando al Santo, que vio como perdía el apoyo de los que, en otro tiempo, coreaban su nombre. ¿Y todo por qué? Por no coincidir con su mister.

Más tarde, el destino le dio una vuelta más de tuerca a esta historia e Iker Casillas se lesionó. Dedo dañado y unos meses de baja. Diego López entra en acción. ¿No era Adán el bueno? Aún así, lo podemos considerar correcto. Pasan las semanas. Adán juega pero, a las primeras de cambio, Diego López toma su puesto. El ex-sevillista realiza buenas actuaciones, algunas tan importantes como la de Old Trafford, que le dio medio pase europeo al Real Madrid. Sigue pasando el tiempo e Iker comienza a entrenar. Sigue entrenando y recibe el alta médica el día 19 de Marzo. Pese a ello, no viaja con la Selección Española y se queda en Madrid para estar al 100%.

El día 29 de Marzo, 15 días después del alta médica de Iker Casillas (y esto para un portero, sin necesidad acuaciante de preparación física, es un tiempo más que suficiente), Mourinho no convoca a Iker por no poseer el “alta competitiva”. ¿Qué es eso? El término se las trae. ¿Se refiere a ese tipo de alta que no respetó con Marcelo, que jugó pasado de peso y unos días después de recibir el alta médica? Mourinho intenta confundir con ese nuevo concepto, totalmente mourinhista.

Justo después del empate frente al Zaragoza, Mourinho confirmaría que Casillas tampoco jugará frente al Galatasaray en Champions y que Diego López es titularísimo por méritos propios.

¿Y no es más fácil hablar claro y seguir un solo camino? Diego López juega porque es mejor para el equipo. Y punto. Al menos, quedaría menos “falso”. Mourinho ha usado con Casillas todas sus estratagemas para desacreditar al capitán del Real Madrid y dejarle, sea como sea, en la grada o el banquillo.  ¿Por qué? Eso solo José Mourinho lo sabe.

¿Que le pasa a Mourinho con Casillas? ¿Volverá a jugar Iker en el Real Madrid? ¿Es su futuro incierto en el equipo blanco? El Santo, ahora mismo, está más muerto que vivo. Lo más interesante es saber si resucitará, y si lo hará con Mourinho en el cuerpo técnico. ¿Y si Diego López se lesiona? Que el diablo no enrede…

¿Qué pensais vosotros? ¿Conflicto personal o decisión técnica? ¿Merece más respeto el capitán del Real Madrid?

Una remontada que vale una temporada

El Fútbol Club Barcelona, comandado por sus mejores jugadores, venció ayer al Milan por 4-0. Remontada perfecta: potente, contundente, irrefutable y sin grietas. Pero esta victoria significa algo más, y no solo para los culés.

Millones de personas estaban ayer atentos a lo que pasara en el Camp Nou. Una derrota hubiese supuesto la vuelta al “run – run” del fin de ciclo. La plantilla se tambalearía, Tito estaría fuera y no habría conseguido hacer olvidar a Guardiola y la directiva buscaría soluciones desesperadas a tal situación. Una Liga no hubiese sido suficiente para no hacer tambalear los cimientos de Can Barça. Pero no pasó…

La-aficion-del-Barca-animo-al-_54368336175_54115221152_960_640

Foto: Pep Morata (Mundo Deportivo)

El Barça consiguió ayer salvar toda una temporada. Ahora, tras ganar al equipo rossonero, el horizonte tiene otro color. Antes solo se veía de color azulgrana, con la Liga casi ganada. Pero solo eso. El color que debe buscar el Barça no es el de su camiseta. Ahora, el cielo apunta hacia colores dorados, color del olimpo de los campeones; plateados, color de la orejona. Ahora, el Barça ha ganado una lucha por la Champions. El Barça reabre otra puerta en esta temporada que parecía finiquitada.

Y la remontada no solo afecta al Barça. Por supuesto, a los ya clasificados para los Cuartos de Final de la Champions League se les une uno de los equipos más potentes del continente. Es decir, competencia. Seguro que Juventus, PSG, Dortmund y Galatasaray no estarán muy contentos con los hombres de Tito.

Foto: Pep Morata (Mundo Deportivo)

Foto: Pep Morata (Mundo Deportivo)

Pero sobre todo, el más preocupado será el Real Madrid. Los blancos veían como, después de sus dos golpes a los culés en Liga y Copa, los azulgranas podrían estar ante un bache casi imposible de superar. Incluso se habló de una posible remontada liguera. Con esta remontada (esta vez azulgrana y europea), el Barça resurge con más fuerza que antes y disminuye un tanto las aspiraciones europeas del Real Madrid.

Por tanto, después del partido de ayer, el Barça observa el futuro con aires renovados, con nuevos objetivos e ilusiones renovadas. Y con la vuelta de Tito Vilanova a la vuelta de la esquina. Y con Messi superando el bache. Y con el resurgimiento de Villa. Y con Xavi, Puyol, Jordi Alba. Con la magia de Iniesta. Y, por supuesto, con el recuperado Eric Abidal. Este es otro Barça. El Barça del soplo de aire fresco. Aire fresco para un equipo que recupera el hambre. Otra vez.

El fútbol y los ánimos

El fútbol, como muchas otras cosas, depende del estado de ánimo. El fútbol es una forma de vida, y las acciones que hacemos en uno se ven reflejados en el otro. El que es calmado y sosegado en un terreno de juego lo será a diario. Y viceversa.

El fútbol, como muchas otras cosas, depende del estado de ánimo. Parece que estás (y lo estás realmente) en la cima, tranquilo, confiado en que nada puede pasar y, de pronto, te caes. Te caes y parece que te vas a pegar el tortazo de tu vida contra el suelo. Pero ahí, en esa situación, te das cuenta que no es para tanto, que puedes encajar el golpe y volver a estar arriba. El Barça está ahora mismo en plena caída libre y debe darse cuenta de que tiene, puede y debe recuperarse porque es capaz.

El fútbol, como muchas otras cosas, depende del estado de ánimo. Hay momentos que parece (y lo estás realmente) en un agujero, oculto hasta el cuello, embarrado y con pocas ganas de seguir hacia delante, de salir del hoyo. Y, de pronto, estás fuera. Alguien te tiende la mano y te aúpa hacia el cielo. Ese momento en el que vuelve a ti la confianza, las ganas de comerte el mundo, es el momento por el que pasa ahora mismo el Madrid. Euforia que debe controlar para mantenerse el máximo posible en ese estado de ánimo.

El fútbol, como muchas otras cosas, depende del estado de ánimo. Sea gracias a nosotros mismos o a la acción de otros, continuamente estamos arriba y abajo, moviéndonos constantemente. El consuelo y el castigo que queda es que sabes, con una seguridad aplastante, que nunca estarás en el barro eternamente, pero que tampoco podrás ser el amo del mundo para siempre.

El fútbol, como muchas otras cosas, depende del estado de ánimo. Depende de ese golpe que te cuesta encajar, depende de ese subidón incontrolable, depende de esos momentos  en los que estás perdido… ¿Seguimos hablando de fútbol, no?

La Champions no espera

Hoy comienza la cuarta jornada de Champions, con el foco español apuntando al Real Madrid en primer lugar, y luego a Barça, y Málaga.

Los de Mourinho tienen ante sí la revancha frente al Dortmund que les puede elevar a los cielos o sepultar en los infiernos. Si gana, el Real Madrid tendrá casi hecha la clasificación a Octavos de Final; si pierde, se jugaría su pase ante el Manchester City en el Etihad Stadium. Casi todo o casi nada es lo que puede tener el Real al final de este frío martes de Noviembre.

El Barça y el Málaga tienen casi encarrilada la clasificación. Con sendos 9 de 9, solo una catástrofe que no parece vaya a suceder puede dejarlos fuera de la siguiente fase. Los de Vilanova vuelan a Glasgow para jugar frente al Celtic; los de Pellegrini jugarán en San Siro un apasionante duelo frente al Milán. A pesar de la dificultad de los partidos (mucho más el del Málaga), esta es una jornada de transición para andaluces y catalanes.

Pero es que la Champions no espera. El equipo de Mourinho, integrante del Grupo de la Muerte (Real Madrid, Borussia de Dortmund, Manchester City y Ajax), no puede fallar. Ya ha tropezado frente a los alemanes y por eso se complican. Una derrota en Champions, y más en un grupo complicado, te penaliza muchísimo. El City ya ha tropezado dos veces y por eso está casi fuera de la máxima competición europea. Por eso es el mayor y mejor torneo de clubes a nivel mundial. Por eso todos los equipos quieren ganarlo.

Match ball para el Real Madrid, hoy a las 20:45, en el Santiago Bernabéu. Estadio lleno, equipo preparado. Noche de Champions y esta competición no espera.

PD: olvido estúpido por mi parte. Se me pasó hablar del Valencia, que tiene una papeleta importante en el grupo F. Empatado a puntos con Bayern y BATE, los ches se la juegan ante los bielorrusos en Mestalla. Partido clave y, aunque a mi se me olvide, para ellos la Champions tampoco espera.

@adominguezgomez