Thiago Alcántara, la eterna promesa

En los últimos días han aparecido rumores de salida para el mediocentro culé. Thiago Alcántara, que no ha cuajado una buena temporada, vio reducida su claúsula de rescisión de 90M a 18M de euros, ya que no jugó un mínimo de partidos.

Thiago-alcantara-

Con esta ostensible bajada de la claúsula, Europa se ha puesto manos a la obra. Ya se habla de una más que posible oferta del Manchester City, donde recalaría con un viejo conocido, Yaya Touré. ¿Haría bien el Barça en desprenderse de Thiago?

El canterano viene dando fuerte desde las categorías inferiores. Siempre ha sido el adelantado de su equipo, y cuando estaba con el “B”, normalmente era uno de los elegidos para echar una mano en el primer equipo. Thiago Alcántara era una de esas promesas que estaban llamadas a convertirse en los sustitutos de los Xavi o Iniesta que triunfaban en el primer equipo.  Ya en el 2010, asentado totalmente en el Barça de Guardiola, el jugador nacido en Italia, de raíces brasileñas y jugador de la Selección Española, estaba preparado para dar el salto de calidad. Pero no se produjo.

Pese a jugar partidos de Liga y Copa, y tener alguna actuación notable, Thiago daba muestra de ser un jugador con unas cualidades innatas, pero una “cabeza loca”. El exceso de confianza le hacía precipitarse a la hora jugar. Necesitaba más tiempo.

300px-Thiago_Alcântara_Spain_U21

Y así, hasta hoy. Thiago Alcántara es un jugador perfectamente capacitado para triunfar en el Barça y en cualquier equipo TOP, pero es todavía inmaduro respecto a su carácter en el campo. Esa calidad sobresaliente la tapa el exceso de confianza, los regates innecesarios y el juego ultraelaborado, que hace que no se adapte a sus compañeros.

Thiago Alcántara necesita jugar con regularidad, sentirse importante. De esa forma, no necesitará arriesgar para demostrar cada vez que juega, sino que podrá enseñar sus credenciales partido a partido, minuto a minuto. Thiago necesita tiempo. Más aún.

Por ello, creo que lo más acertado para el Barça sería una cesión de uno o dos años, pero nunca la venta. Para el jugador, tal vez lo mejor sería marcharse de la presión del club culé a otro equipo donde pueda desarrollarse correctamente. Con una claúsula de 18M de euros, ahora la pelota está en el tejado del jugador. Por ello, veo a Thiago Alcántara más fuera que dentro del Barça.

Ahora al Barça solo le queda esperar a su hermano Rafinha, con una historia muy parecida a Thiago. Los hermanos Alcántara, hijos del gran Mazinho, las eternas promesas.

Los-hermanos-Rafinha-y-Thiago-_54240789850_54115221155_600_244

Anuncios