La burbuja Illarramendi

Hace 30 días, Illarramendi no era más que un chaval que jugaba en la Real, desconocido para casi todo el mundo, y que había sido convocado para jugar con la Sub-21 española. Ahora, Illarramendi se ha convertido en una especie de semidios. Un jugador que suena muy fuerte para el Real Madrid. Se escribe sobre él, se comentan sus cualidades, se hacen videos de sus jugadas… Ahora, Asier Illarramendi se ha convertido en uno de los “jugadores del verano”. Pero, ¿como ha podido pasar esto?

Asier Illarramendi siempre ha llamado la atención de los que seguimos a la Real Sociedad. Ya le destaque como uno de los pilares del equipo txuriurdín para conseguir la clasificación europea de la temporada recien terminada. Es un jugador joven, dinámico, potente, con talento y una madurez superior para su edad. Es uno de los puntales de la Real que ha conseguido la clasificación para Champions.

Pero no nos equivoquemos, Illarramendi no es la salvación del Real Madrid. Ahora mismo, todo el mundo lo vende como el complemento ideal para el centro del campo blanco, como la panacea para los problemas en el medio madridista. Pero no lo es. Aún, claro. Illarramendi es un jugador aún joven, con margen de mejora y que necesita jugar. Y creo que eso el Real Madrid no se lo puede dar. O no todo.

Asier Illarramendi debe jugar con asiduidad, como lo hace en la Real, para seguir creciendo. En el Real Madrid, tendría que rotar con Xabi Alonso, Modric, Khedira, Ozil, Kaká e Isco, que no son moco de pavo. Por lo tanto creo que Illarra, deportivamente hablando, perdería con este fichaje, al igual que la Real Sociedad. Eso sí, el Real Madrid ganaría un gran jugador.

En conclusión, Illarramendi es bueno, es apto para jugar en el Real Madrid, pero no es ese super crack que nos están vendiendo. La burbuja Illarramendi está creciendo a un ritmo inhumano y puede perjudicar al jugador, pues las expectativas son más elevadas de lo previsto para el nivel de Asier. Es decir, ejerce presión en el jugador.

Aún así, el fichaje no está hecho. La versión oficial es que el equipo txuriurdín quiere la cláusula para dejarle marchar (lo que hace crecer aún más la burbuja ya que Illarramendi no vale 30 millones de euros). Florentino le quiere, pero tal vez no a ese precio. Habrá que esperar para deshacer el culebrón, que tiene más sombras que luces.

ASIER ILLARRAMENDI 2012/2013 [VIDEO]

Anuncios

Cuando la Copa es un problema

El viernes se celebrará la final de la Copa del Rey. Finalísima por enfrentar a dos enemigos irreconciliables. Real Madrid y Atlético de Madrid frente a frente por el segundo trofeo de España. A priori, este partido debería ser una fiesta para ambos clubes y un reto conseguirlo. Pero esta vez no es así, al menos para uno de los dos.

El Atlético de Madrid viene de finiquitar su objetivo, que no era menos que clasificarse para Champions League. Y lo hace por todo lo alto. Los de Simeone han conseguido una meritoria tercera plaza que les da pase directo para la máxima competición europea. Pese al tropiezo en Uefa Europa League, la temporada ha sido de notable, y esta Copa del Rey sería la guinda del pastel, si bien perderla tampoco crearía estragos en el estamento rojiblanco.

Enfrente está el Real Madrid. Los merengues han fracasado esta temporada perdiendo la Liga y no consiguiendo la Décima, que era el objetivo prioritario. Con el vestuario dividido, con un capitán en horas bajas, rumores de salida de media plantilla y un entrenador con ganas de montar la marimorena, el Real Madrid se encuentra con esta Copa del Rey. De ganarla, el trofeo no arreglaría el año para los blancos; de perderla, podría ser el finiquito para una entidad demasiado tocada en los últimos tiempos. La derrota incendiaría el Bernabéu, pues perdería el único trofeo que le queda y, para más inri, frente a uno de sus máximos rivales. Mourinho entraría en cólera en rueda de prensa (si bien eso creo que pasará aunque gane), los medios se echarían encima del club y la plantilla se revolvería aún más en el vestuario.

El Atlético de Madrid puede poner el broche de oro con esta Copa. El Madrid no tiene nada que ganar y mucho que perder, ya que lo único que necesita el club blanco es que esta temporada termine. Cuando un trofeo – que aunque no es top si es “bonito de ganar” – molesta, es que el club no se encuentra en sus mejores momentos. Y esta Copa, para el Real Madrid, es un problema.

Una remontada que vale una temporada

El Fútbol Club Barcelona, comandado por sus mejores jugadores, venció ayer al Milan por 4-0. Remontada perfecta: potente, contundente, irrefutable y sin grietas. Pero esta victoria significa algo más, y no solo para los culés.

Millones de personas estaban ayer atentos a lo que pasara en el Camp Nou. Una derrota hubiese supuesto la vuelta al “run – run” del fin de ciclo. La plantilla se tambalearía, Tito estaría fuera y no habría conseguido hacer olvidar a Guardiola y la directiva buscaría soluciones desesperadas a tal situación. Una Liga no hubiese sido suficiente para no hacer tambalear los cimientos de Can Barça. Pero no pasó…

La-aficion-del-Barca-animo-al-_54368336175_54115221152_960_640

Foto: Pep Morata (Mundo Deportivo)

El Barça consiguió ayer salvar toda una temporada. Ahora, tras ganar al equipo rossonero, el horizonte tiene otro color. Antes solo se veía de color azulgrana, con la Liga casi ganada. Pero solo eso. El color que debe buscar el Barça no es el de su camiseta. Ahora, el cielo apunta hacia colores dorados, color del olimpo de los campeones; plateados, color de la orejona. Ahora, el Barça ha ganado una lucha por la Champions. El Barça reabre otra puerta en esta temporada que parecía finiquitada.

Y la remontada no solo afecta al Barça. Por supuesto, a los ya clasificados para los Cuartos de Final de la Champions League se les une uno de los equipos más potentes del continente. Es decir, competencia. Seguro que Juventus, PSG, Dortmund y Galatasaray no estarán muy contentos con los hombres de Tito.

Foto: Pep Morata (Mundo Deportivo)

Foto: Pep Morata (Mundo Deportivo)

Pero sobre todo, el más preocupado será el Real Madrid. Los blancos veían como, después de sus dos golpes a los culés en Liga y Copa, los azulgranas podrían estar ante un bache casi imposible de superar. Incluso se habló de una posible remontada liguera. Con esta remontada (esta vez azulgrana y europea), el Barça resurge con más fuerza que antes y disminuye un tanto las aspiraciones europeas del Real Madrid.

Por tanto, después del partido de ayer, el Barça observa el futuro con aires renovados, con nuevos objetivos e ilusiones renovadas. Y con la vuelta de Tito Vilanova a la vuelta de la esquina. Y con Messi superando el bache. Y con el resurgimiento de Villa. Y con Xavi, Puyol, Jordi Alba. Con la magia de Iniesta. Y, por supuesto, con el recuperado Eric Abidal. Este es otro Barça. El Barça del soplo de aire fresco. Aire fresco para un equipo que recupera el hambre. Otra vez.